Tiempo, paciencia y constancia. Todos sabemos que esta es la base para aprender inglés o cualquier otro idioma. Pero para que esta tarea sea lo más fructífera posible y, por qué no, entretenida, los especialistas de Global Link nos sugieren una serie de trucos que convertirán el estudio en una actividad productiva y hasta divertida.

No lo decimos nosotros, una de nuestras alumnas, Sandra, nos mandó hace unos días un e-mail desde Londres, donde se ha ido a trabajar mientras practica el idioma, en el que nos daba las gracias por “los buenos ratos y los trucos que aprendí con Ander. Aquí, no he perdido la costumbre de ponerlos en práctica”, nos cuenta.

Hoy, queremos compartir contigo una serie de trucos que aunque no te conviertan en bilingüe de la noche a la mañana, sí te van a ayudar a desenvolverte con mayor fluidez cuando quieras o necesites comunicarte en inglés. Damos por hecho que tienes claro el objetivo por el que quieres aprender inglés, porque este es el cimiento a partir del que ir dando pasos en la dirección acertada. Toma nota.

1.- Sumérgete. Piensa en inglés. Al principio te costará, pero es cuestión de ejercitarse. Por ejemplo, cuando estás preparando la comida o haciendo tareas del hogar. También si viajas en autobús o en tren puedes repasar mentalmente lo que vas viendo, describir en tu imaginación a la persona que va sentada enfrente… Otro método efectivo, más de lo que puedes imaginar, es recordar lo que has hecho durante el día en el momento de acostarte, e incluso, elaborar un diario para mejorar el inglés escrito, fijar estructuras, escribir las expresiones nuevas o refranes que hayas escuchado durante el día…

2.- Observa e imita. Si eres buen observador ya conoces las ventajas que procura esta característica y no te costará ejercitarla para aprender inglés. Es muy importante escuchar, por ejemplo, oír una entrevista en tiempo real te proporciona a la larga más recursos que una lectura en profundidad y, sobre todo, te ayuda a aprender pronunciación. Una técnica favorable para descubrir tus carencias en pronunciación es grabarte y escuchar después. Hoy día con el móvil es muy fácil y rápido. Una vez que te sientas seguro, sólo tienes que imitar la forma de pronunciar de los nativos.

3.- Habla. Aprovecha cualquier oportunidad. Cuando el profe pregunte en clase, si un turista te pregunta por una dirección o si le ves perdido en alguna calle de tu ciudad ofrécete para ayudarle, cuando vas a fiestas… Un idioma no se aprende sólo con libros, se aprende escuchando y hablándolo. Pierde el miedo y lánzate, seguro que no te vas a arrepentir.

4.- Escucha música. Es un clásico, pero sobre todo, es un método excelente para practicar el ritmo del lenguaje y aprender expresiones nuevas. En nuestro muro de Facebook encontrarás todos los viernes una canción en versión original y con subtítulos en inglés para que puedas escucharla y practicar a la vez.

5.- Aprende frases hechas. Dependiendo de tu nivel puedes fijarte un objetivo para un mes, por ejemplo, memorizar 100 frases. Según vayas interiorizándolas, vocalízalas tratando de que la pronunciación sea lo más perfecta posible. No te imaginas los buenos resultados que obtendrás. Si a ti te impresiona cuando un extranjero pronuncia un refrán en español en el momento oportuno, esta misma buena impresión causarás tú si eres capaz de incorporar en tu conversación con acierto estas frases hechas.

6.- Aprende contracciones. Es la mejor manera de defenderte en el mundo real. En la calle, en la oficina, en el parque, la gente utiliza continuamente contracciones que es imprescindible conocer y entender para no perderte en las conversaciones. En las canciones de tus ídolos aparecen por cientos.

7.- Ve películas y series en versión original. Hoy está al alcance de cualquiera, así que no hay excusa. Si tu nivel no es de principiante es mucho mejor que las selecciones sin subtítulos. Al principio te perderás, pero no te imaginas lo que ganará tu oído. Y un buen día, te sorprenderás asociando palabras e imágenes de forma inconsciente.

8.- Lee libros y periódicos. Eso sí, siempre adaptados a tu nivel para evitar la frustración que supone no entender nada. Ten en cuenta que  el inglés de los periódicos no es fácil para niveles iniciales e intermedios; incluso para algunos nativos de habla inglesa puede resultar complicado entender algunos artículos de “The Times” o de “The Guardian”. De hecho, este último tiene un acuerdo con MacMillan para la publicación de artículos adaptados a tres niveles (elemental, intermedio y avanzado) y con actividades para trabajar los textos. Sin duda, una buena forma de introducirse en el lenguaje periodístico.

Cuando estés leyendo, una recomendación que puedes poner en práctica, es hacerte preguntas sobre el texto y responderlas mentalmente. Si es importante saber cómo se formula una pregunta, también lo es pensar en cómo responderlas.

9.- Acude a musicales y obras de teatro en inglés. El presupuesto no siempre da para estas alegrías, pero de vez en cuando seguro que puedes permitírtelo. Además de divertirte, estas actividades de ocio contribuirán a seguir haciendo oído de forma natural. Si estás en Londres, puedes conseguir entradas a precios muy reducidos para el mismo día en Leicester Square.

10.- Date un capricho. Si tienes fuerza de voluntad y sigues estas recomendaciones, estás preparado para pasar un tiempo en cualquier país de habla inglesa. Puedes comenzar por un curso para jóvenes o para adultos de unos meses o, si te atreves, decidirte por realizar un año académico.

Antes de despedirnos por hoy, un sabio consejo de nuestra jefa de estudios. Lleva siempre contigo un buen amigo que te puede sacar de más de un apuro: el diccionario. En papel o digital, como más te guste o cómodo te resulte.

Good luck!

Foto: Jaume Escofet – Flickr Creative Commons

autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar